El desvanecimiento y los fantasmas.

¿Cómo nacen los fantasmas? Se pregunta mientras desea un cigarrillo para tener excusa de escapar aunque sea un rato de aquella fiesta. Siempre pensó que fumar te daba la excusa perfecta para evadir, por unos minutos al menos, el tedio de las platicas sin sentido que no le interesan ni un poco. En cambio, entre un grupo de gente animada, da un sorbo a un vaso de tinto de verano y mordisquea alguna tapa, fingiendo atender la platica mientras su mente gira en torno a los fantasmas. Ignora que el mismo se esta convirtiendo en uno.
Lentamente, poco a poco, pero sin detenerse. Ha empezado ya el proceso de desvanecerse. Ahí mismo, entre los cockteles, la gente debiera detenerse y mirar. Pero nunca lo hacen, todos están absortos en sus asuntos. Él, obtuvo platicas triviales, entre personas que no le importan, en una fiesta a la que no quería ir y su desvanecimiento por querer alcanzar lo que de otra forma no podía tener.
Se canso de querer ser quien no era y se propuso serlo. Dio lo que quería por lo que pensó que lo haría feliz, pero no hay felicidad en no ser tu mismo, hay desvanecimiento. Uno deja de ser persona cuando ignora todo aquello que lo hace ser tal, entonces nacen los fantasmas, en lo profundo de tu alma, crecen hasta sobrepasarte, se adueñan de tu alma, se convierten en ti.
Pero ¿cómo se salva uno de ser fantasma? Verán que es curioso, porque una vez iniciado el proceso no puedes revertirlo, solo tratar de detenerlo. Los futuros fantasmas saben que se están desvaneciendo, pero no lo comprenden. Sienten que hay algo mal en sus vidas, pero no piensan en ello. Imaginaran que es más fácil no hacer caso, creyendo estar donde querían estar y alcanzar lo que se proponían alcanzar, creen que les falta poco, que casi llegan a sus metas, y siguen hacía ahí, empujando a otros, quitandolos del paso, usando la escalera ajena para llegar a una meta propia ¿has dicho por favor al pedirla? Es que ni siquiera la has pedido, la has tomado porque la necesitabas ¿que hay de lo que necesitan los demás?
Si pensaran en ello se darían cuenta, si se dieran cuenta podrían detenerlo. Cuesta trabajo pensar si estas ofuscado en metas. Metas que se logran también siguiendo las reglas, que no hay que pisar a los de abajo para poder subir, ni hay que robar a quien no tiene para tener más, que hay caminos más correctos aunque a veces más tediosos y los fantasmas no nacen en esos caminos.

– Romina Colli.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s