La cuestión sobre vivir lejos.

La cuestión sobre vivir lejos del lugar en el que te criaste es estar solo, caminando bajo la lluvia un viernes por la noche, con un paraguas recién comprado, pues la lluvia te agarro por sorpresa a medio camino hacía la tienda, y las cervezas por las que fuiste a la tienda en primer lugar, que solo sirven para matar un poco la soledad de un departamento vacío.

La cuestión es que las mudanzas te despojan de todo lo que sobra en tu vida, aquellas cosas que creías imprescindibles pero en realidad no lo eran, la ropa de más que ya nunca usas y decides no llevar en la maleta, aquellos amigos que tras una semana de tu partida ni se acuerdan de ti.

La cuestión es que a veces no entiendes, que a veces extrañas, que hasta a veces anhelas momentos pasados, que también, de vez en cuando, te invade ese sentimiento de reemplazo al ver a tus antiguos amigos salir con otras personas, es la tristeza al perderte algún evento familiar, la nostalgia de no estar ahí.

La cuestión es que la distancia te enseña que puedes desprenderte casi de todo, que los verdaderos amigos están contigo en una llamada, en los mensajes de diario, que las cosas materiales se reemplazan, que tu madre ha aprendido a usar skype para hablar contigo, que puedes meter la mitad de tu vida en una maleta.

Maleta vintage cafe

La canción.

Mientras caminaba hacía su casa su mente repetía la canción que había escuchado en la radio del camión, le parecía que la canción la transportaba al pasado, y no era porque fuera de esas canciones que escuchaba hace varios años, cuando aún era estudiante.

Era una canción nueva, pero en ella creía reconocer algo, a pesar de nunca antes haberla escuchado, algo en la tonada, o quizá fuera en la letra, algo de esa magia que te regresa al pasado. Mientras caminaba se sorprendía al comprobar que recordaba la letra, aunque solo la había escuchado una vez.

Por la tarde había llovido, sus zapatos negros aplastaban los charcos que aparecían a su paso, ni siquiera se molestaba en esquivarlos, perdida como estaba en la letra de aquella canción no veía su camino.

Cuando sintió el golpe ya era demasiado tarde, cuando vio el camión, yacía en el suelo. Varios se acercaron a ayudarla, dicen que sus últimas palabras fueron “no me voy, regreso“.

Paginas cubiertas de nieve. Parte 4.

libro

Parte 1.

Parte 2. 

Parte 3.

Hablo con un tono tan bajito que apenas podía oírla.

– Por favor no he hecho nada malo, de verdad no me hagas nada.

Debía tener alguna mueca de horror, pues me costó componer mi expresión y recobrar mi voz para contestarle

– ¿Quién eres?

– Por favor no pretendía hacer nada malo. – Chilló  con un tono de súplica y un rostro atemorizado.

– ¿Cuál es tu nombre?

– ¿Mi nombre?

– Si, como te dicen.

–  573F.

– ¿Qué?

– Es el nombre con que todos me llaman aquí.

– ¿Todos? ¿Quiénes son todos? – Siento mi cara convertirse de nuevo en una mueca de horror ¿Había más? ¿Los jefes sabían?

– Los doctores… y los demás como yo…

– ¿Los doc… demás como tú? – Había una teoría en mi cabeza, aleteando para salir a la superficie de mi mente, pero me rehusé a considerarla hundiéndola al fondo de mis pensamientos

– Si – Dijo esto último poniéndose de pie, un impulso me hizo sujetarla del brazo para evitar que se escabullera, pero recordé que se decía que los mal adaptados como ella son demasiado frágiles y la solté en seguida, pero mi gesto logro impedir su huida.

– Perdóname, no te delatare, solo quiero saber más.

– No se demasiado – hizo una mueca como al recordar algo – debo regresar, o se darán cuenta de que me he escapado.

– ¿Quiénes? ¿Los doctores?

–  Los enfermeros también, y mis compañeros.

– Solo quiero saber más de ti – Dije ligeramente aturdida por toda la situación ¿era verdad o me estaba volviendo loca? – ¿puedo verte después?

– Quizá, pueda escabullirme mañana, si traes algo de comida contigo…

Era eso, ella buscaba comida, por eso se habría escapado, accedí a su petición, me pudo haber pedido lingotes de oro, aunque no los tuviera le hubiera dicho que si con tal de saber más de ella, como les dije, mi curiosidad era de esas insaciables. Nos veríamos al día siguiente en el mismo pasillo, solo debía recordar bien cual era, dentro de un complejo estructural donde todo luce igual resultaba un poco difícil, siempre creí que el edificio de la compañía parecía hecho adrede como un laberinto, ahora pensaba que quizá era para que sus custodios no escaparan. Aquella noche fue la primera de las noches horribles que pasaba sin poder conciliar el sueño.

Al día siguiente fui a verla, en el mismo pasillo, un poco más temprano, el primero de tantos encuentros cortos en los que intercambiaba comida por su historia. Así, tras varias visitas, pude hacerme una idea de la vida que llevaba.

No había nacido en los laboratorios, sino en una pequeña provincia al suroeste, sus padres la habían vendido pues no tenían suficiente dinero para mantenerla ni medio alguno para darle todas las atenciones que necesitaba, los medicamentos, los cuidados. Solo había estado con sus padres sus primeros meses de vida, no sabía mucho de ellos, se había enterado, por una de sus compañeras más vieja, que cuando llego a los laboratorios estaba casi muerta, no le dieron más que un par de meses de vida, sin embargo los del laboratorio lograron curarla.

Vivía en una especie de unidad habitacional, con pequeñas habitaciones para cada paciente. Todo en la unidad habitacional estaba recubierto de un material suave, para evitar laceraciones en la frágil piel de los recluidos, tenían un espacio de esparcimiento en el que personal del laboratorio les asignaba distintas tareas, dibujaban, veían películas, a algunos incluso les enseñaban a leer; también había un comedor en el cual aparentemente no les servían suficiente comida, la comida también era usada como medio de castigo o recompensa, si seguían las reglas tenían más comida, si no las seguían, no tenían comida.

Habitaciones era la palabra que el personal del laboratorio usaba para llamar a las celdas en las cuales vivían recluidos, contaban con una cama, un armario, una cajonera y una mesita, solo tenía tres paredes, la cuarta era una puerta de vidrio que se opacaba con un interruptor y solo se abría desde fuera, por el personal de DermoSinc, su supuesto nombre, 573F, era también su número de habitación.

El nombre surgió en uno de nuestros encuentros, cuando me había cansado de llamarle 573F, como a una prueba más de las que hacía en DermoSinc, le di una larga lista de nombres, de los cuales eligió Steff. Era de las pocas personas ahí recluidas, como ratas de laboratorio, que sabía leer, la elección del nombre, supuse yo, estaba asociada a la semejanza de las letras a los números, el 5 a la S, el 7 a la T, el 3 a la E.

Nunca podíamos platicar por demasiado tiempo, quince o veinte minutos a lo mucho por miedo a que alguien nos viera, no tenía idea de que nos harían si nos veían, pero estaba segura que no sería nada bueno.

Parte 5.

Premio Best Blog.

Por fin tengo internet en mi depa después de dos días ¡yey! esa es la razón por la que venía postergando esta entrada, como además en el trabajo esta semana he vivido en juntas (y la próxima será igual, que pereza) ni he podido tomarme un rato para escribir ahí mi entrada, pero bueno, el trabajo es el trabajo, que esta muy bien tener aficiones, hobbies y pasatiempos, pero de algo hay que vivir.

El motivo de esta entrada es porque la Sra. Jumbo de Mi refugio Virtual Johan Cladheart me han nominado a este juego llamado Premio Best Blog, algo así como los premios dardos, y a mi que me encantan estos juegos de blogueros.

Premio Best Blog

Sra. Jumbo es una mujer encantadora, madre de un pequeñin, que relata en su blog consejos para madres, vivencias, y temas que nos interesan a todos, aunque yo no soy madre (ni tengo en mis planes serlo) su blog tiene un carisma único.

A Johan Cladheart lo he empezado a leer hace poco, lo suyo son las historias, las ficciones, relatos fantásticos que te atrapan, también nos da su opinión sobre temas variados, sobra decir que se pasen a su blog si no lo conocen, les gustará.

Honestamente, las reglas no me quedaron muy claras, ya que difieren un poco en cada blog, algo así como teléfono descompuesto, pero por lo que leí se debe publicar el logotipo (ahí arriba tienen el mio, lo he personalizado un poco, espero no le moleste a nadie), nominar a 10 blogs, responder a las 5 preguntas que hizo quien te nomino y hacer otras 5 preguntas para que contesten tus nominados.

La Sra. Jumbo no publico preguntas, así que paso directo con las de Johan, algunas bastante difíciles, para alguien como yo, acostumbrada a responder a todo “depende…”:

  • Libro favorito. Les decía que sus preguntas son difíciles, siempre he pensado que mi libro favorito es el que estoy leyendo ahora, porque es el que me tiene intrigada o amarrada a su historia en este momento, por ejemplo ahora he estado leyendo 62 Modelo para Armar, de Julio Cortázar, y diría que es ese.
  • Película favorita. Difícil, es de esas que respondería con “depende”, depende de mi humor, de con quien la vea, es que es tan complicado elegir una, aún así tengo que admitir que Eterno resplandor de una mente sin recuerdos definitivamente esta en el top.
  • Grupo de música favorito. ¿Led Zepellin? ¿AC/DC? ¿Tool? No podría elegir uno 😦
  • ¿Cómo sería tu día perfecto? Conocer un lugar de aquellos que son parte de mi lista de lugares a los que ir antes de morir.
  • ¿Qué me dirías? Te haría las mismas preguntas que tu has hecho.

Ahora mis preguntas:

  • Si pudieras hacer cualquier cosa ¿qué harías?
  • Si pudieras estar en cualquier lugar ahora mismo ¿donde estarías?
  • Menciona una meta en tu vida
  • ¿Cuales son tus series favoritas?
  • ¿Qué haces en un día normal?

Ahora (música de tambores por favor) mis nominados:

  1. Daniela de BipMind. Admiro su propósito de difundir información del trastorno bipolar, así como sus fuerzas para seguir adelante.
  2. Melbag 123. Me encantan sus relatos, ahora mismo estoy atrapada con su historia Asylum.
  3. El fotonauta. Que me encantan sus fotos y su amor por la vida.
  4. Cindyrella.
  5. Nerd Universitaria.
  6. Historias tras tu DNI.
  7. Miss Peach.
  8. Palabra Forte.
  9. El blog de una empleada domestica.
  10. Di que Guay.

Espero que si contesten las preguntas 🙂

P.D. ¿Ya vieron el link? Ahora ya soy .com, sin el wordpress, ¡yey!

Paginas cubiertas de nieve. Parte 3.

libro

Parte 1.

Parte 2. 

De vuelta a mi pequeña cocina en donde me preparo un té, me pregunto cuántas veces me he escabullido de la cama en la madrugada, mientras dormía abrazada por Dan, a veces me pasa que de pronto su abrazo me agobia, que empiezo a sentir esa presión en mi pecho, esa que anuncia que será una noche horrible.

Desde hace unos meses he tenido noches horribles, noches en que no duermo, en que doy vueltas en la cama, cansadísima sin poder conciliar el sueño, pensando, barajando opciones, que no son muchas. La mayoría de las noches pienso en Steff, en qué hacer para ayudarla, otras tantas pienso en Dan, algunas noches, cuando la promesa de su partida me agobia, siento su ausencia cubrirme como una sombra y robarme el aliento, siento mi abdomen abierto, mis vísceras al aire, siento el grito que no puedo dar por faltarme aire.

No sé cómo ser fuerte al verlo marchar, casi ni recuerdo que soy sin él. No sé de donde sacaré fuerzas para ayudar a Steff si apenas puedo ayudarme a mí misma, toda mi casa parece encogerse en noches así, en las que siento que mis ideas espesan la atmosfera, envician el aire y lograran derrumbar las paredes de tanta presión.

Me pregunto si de no haber sido por Steff habríamos estado tanto tiempo juntos, ella nos unió, pero también nos está separando. La conocí un día en que me fui sin esperar a Dan, que también trabaja en DermoSinc, desde que estábamos juntos solía esperarlo para irnos a mi departamento, pero él tardaría demasiado y yo estaba cansada. Caminaba por el submundo de pasillos diseñados a modo de laberinto para los empleados de DermoSinc rumbo a la caseta de seguridad, pensando en que me prepararía de cenar al llegar al departamento, hacía una lista mental de las cosas que tenía en mi refri cuando algo llamo mi atención, apenas una fracción de segundo con el rabillo del ojo, por un momento pensé que quizás lo había imaginado, estaba exhausta después de todo el ajetreo del día, sin embargo me acerque, como imantada, al principio no distinguí nada, tras aguzar un poco la vista la vi, me olvide del hambre, de Dan, de mi departamento, creo que hasta de mi nombre.

Me plantee dar la vuelta y seguir mi camino como si no la hubiera visto jamás, sería sencillo, en teoría, ella no existía, legalmente al menos; si existía, ella no podía estar ahí, y era eso, precisamente, las improbabilidades de que eso fuera más que un producto de mi mente cansada, lo que me hizo acercarme, podría decir que jamás me habría perdonado el darle la espalda, que mis valores me lo impidieron, porque soy, ante todo,  una mujer de principios, mentiría, la verdad es esa, soy curiosa, mi curiosidad no solo mataría a un gato, sino que también a cualquiera que se pusiera en su camino hasta saciarse. Ella estaba cubierta por la sombra, vestida con ropas blancas con una colcha azul pastel que la cobijaba, lo que veía de su cara era abrumador, transparente, podía ver sus músculos de un color amarillento, ¡podía ver su mandíbula y sus dientes!, en ese momento hablo.

Parte 4.

Cartas al aire. Carta No. 5.

Lo importante no es olvidar, sino que los recuerdos no duelan.

De pronto me he dado cuenta, que no dueles. Tanto tiempo deseando que dejes de doler y de pronto, me encuentro aquí, dándome cuenta que por fin, has dejado de doler.

Pero que no duelas no es la felicidad que imagine entonces. Que no duelas, es la neblina, que me separa del pasado, que me hace no pensar en tus manos, es recordarlo todo, como en una obra, sin sentir que soy yo quien vivió la historia.

Que no duelas es caminar por la vida, como adormecida, sin la esperanza de volverte a ver. Es tu ausencia absoluta, la falta de fe, cada noche en la que no te soñaré, cada pensamiento en el que ya no estas. Ni estaras nunca.

Dibujo

TEDx en Cancún.

¿Alguna vez han escuchado de las charlas TEDx? Por si no han escuchado nunca de esto, les cuento.

El acrónimo TED es por Tecnología, Entretenimiento y Diseño, se trata de una organización sin fines de lucro que difunde ideas GENIALES, así, tal cual, en mayúsculas, las ideas que presentan son de verdad asombrosas y revolucionarías, ideas que vale la pena difundir.

Los temas son variados, desde arte, política, educación, cultura, negocios, asuntos globales, tecnología, desarrollo, y entretenimiento. Les dejo el link del canal de youtube por si quieren ver sus charlas.

La organización TED, fue fundada desde 1984 por Richard Saul Wurman y Harry Marks, y lleva ya 15 años (desde 1990) organizando conferencias anuales y charlas. En cada conferencia se elige a un participante con la mejor propuesta, y se le otorga un premio de 1 millón de dolares para realizar su sueño, o la idea que expusieron en la conferencia TED.

Las conferencias TEDx, vienen de las conferencias TED, pero no son organizadas directamente por la organización TED. ¿Algo confuso? Les explico, TEDx son eventos independientes organizados por personas u organizaciones que han obtenido una licencia gratuita de TED, acordando de antemano seguir los mismos principios que los seguidos por la organización TED.

El espíritu de los eventos TEDx es “transmitir ideas que merecen difundirse” que provoquen conversación, debate, sinergias y acciones.

Este año, una de esas charlas será en Cancún, en el Planetario Ka’Yok’, el 18 de Septiembre del 2015. Si tienen alguna idea novedosa, pueden registrarse como ponentes. La asistencia es limitada y para ello deben registrarse, les dejo el link del evento.

slide-1Yo se que hay por ahí, entre los lectores, muchas nacionalidades, por lo que los animo a que ¡busquen conferencias así cerca de donde ustedes viven! De verdad son muy interesantes, si no, pueden al menos ver los videos.

La lista para los días grises.

Son apenas las 8am, acabo de llegar al trabajo y ya quiero irme, tienen razón, no debería estar escribiendo esto aquí, pero no ha llegado casi nadie y tengo muy pocos pendientes últimamente. Supongo que les ha pasado antes, esos días que solo quieres que pasen rápido, en mi caso, mi pretexto es que no me siento muy bien (de salud), es horrible eso de venir a trabajar no sintiéndote del todo bien.

Muñeco vudu

Por todo eso, había iniciado un post hablando de cosas que me cansan, que me quitan energía, un montón de cosas que me encantaría cambiar ya mismo en mi vida, pero a menos que conozcan un hada madrina que puedan recomendarme, o un vendedor de lamparas mágicas por internet, no creo que esas cosas cambien pronto.

Claro, que tengo que hacer algo por cambiar todas esas cosas que no me gustan de mi vida, pero ese cambio es gradual.

En vez de escribir de todas esas cosas que me hacen sentir como una de esas muñecas voodoo, manipulada por una arpía mal encarada, y ya que estamos tratando de practicar el positivismo, haré una lista (me encanta hacer listas) de todas las cosas que me hacen sentir bien, la llamaremos “La lista para los días grises“:

  1. Té. De brownie (Pu Erh Brownie), que en México no he logrado conseguir, pero que aún me queda del que me traje de Madrid, cuando lo compraba en Tea Shop y lo preparaba con leche de soya (si alguien sabe donde comprarlo por favor digame). O de jengibre, el que explico como preparar en este post.                                   Te de brownie
  2. Un licuado. De plátano, de manzana o de fresa, con un poco de felicidad en cada sorbo.
  3. Caminar. Pero tiene que ser en un lugar bonito, un parque, la parte no ruidosa del bosque de Chapultepec, por el centro de Coyoacán… de esas caminatas en las que vas con calma, sin prisas, a tu ritmo, con zapatos cómodos y sin frío ni demasiado calor.
  4. Ir al cine. Con tu novio, amigos, amigas, para mi es mágico, es olvidarme del mundo por el tiempo que dure la película, es estar ahí, en la pantalla, viviendo cada escena.                                                                 cine, palomitas
  5. Una tarde para tomar café. Con esas amigas de toda la vida, esas a las que les cuentas todo, esas que te conocen y te soportan desde hace tantos años.
  6. Una tarde para mi. O mejor, el día entero, Un día de esos en los que no tienes ningún compromiso, te levantas tan tarde como quieres y te quedas en el sillón, escribiendo, viendo pelis o leyendo algún buen libro, en pijama. books and coffee
  7. Una llamada telefónica. Con esa persona que quieres y esta tan lejos, demasiado lejos para visitarla cada que quieres, en mi caso, mi madre ♥.
  8. Ir a la estática. Que me hagan un corte nuevo, que me arreglen las cejas, que me pinten las uñas, salir de ahí ya con el amor propio elevado varios puntos y sentirme guapa.
  9. Comprar ropa. Lo se, lo se, puede llegar a ser peligroso, ir despechada a comprar ropa puede resultar en gastar dinero de más, la cosa aquí es hacerlo con prudencia, comprando solo aquellas cosas que en verdad necesites.

Hay tantas cosas, que no pensé hasta que me puse a hacer la lista, ustedes ¿qué hacen en sus días grises?

Como no aburrirte un fin de semana en el DF.

¿Son fans de los misterios? ¿Se sienten atraídos por los retos mentales? ¿Les gustan las series de crímenes? Quizá vean cada que pueden una serie llamada CSI, y quizá les guste mucho.

Si es así y viven en el DF, están de suerte, porque llegó al DF CSI: The experience. Se trata de una exposición en la que se muestra una escena del crimen, se espera que cada uno vaya resolviéndolo, recolectando indicios, generando hipótesis, analizando evidencias hasta descubrir al culpable.

CSI, DF

La exposición es en el Palacio de Autonomía y la entrada cuesta $90 pesos para adultos y $72 para niños. Si necesitan más información aquí les dejo el link.

Paginas cubiertas de nieve. Parte 2.

libro

Parte 1.

Steff es una paciente de la clínica DermoSinc, una mal adaptada, producto del cambio climático tan drástico de los últimos siglos. Mucho tiempo se habló del calentamiento global, de los agujeros en la capa de ozono, nunca imaginaron que un meteroide, hermano menor de los asteroides, fuera a llegar a cambiar el clima de la Tierra, como hace tanto tiempo.

La colisión dejó una capa negra rica en carbono y nanodiamantes, lo que impedía el paso de la luz solar, gran parte de la Tierra se congelo, la piel de los humanos que vivían en esas zonas tuvo que transformarse para dejar pasar el máximo de calor que pudiera, se hizo delgada, fina como una gasa y transparente. Claro eso paso a lo largo de varias generaciones, su piel llego a ser tan delgada que un roce demasiado fuerte la haría rasgarse, si no fuera por los bálsamos que han inventado los médicos de la actualidad por empresas como DermoSinc que fortalecen y engruesan la débil piel a lo que debería ser el grosor normal.

Sobra decir que muchos murieron en el impacto, y murieron aún más tras el cambio de temperatura, no pudieron adaptarse suficientemente rápido, no tenían provisiones, no estaban preparados. Otros tantos se las arreglaron a base de ingenio y como todo es dinero, comercializaron con todo aquello que podría mantenerlos con vida, trajes calentadores, que eran en su definición más básica enormes trajes al estilo de astronautas con calefacción incluida, estaban entre los artículos más codiciados.

Aquellos que no podían permitírselo mutaron su piel en un proceso evolutivo desesperado para vivir. ¿Yo? Gozo de una piel casi normal, delicada, de un color muy pálido, pero que no llega a ser transparente. No es que mi familia fuera rica, algún antecesor de mi familia hace varias generaciones era empleado domestico de una bien acomodada familia. Vivía, con su esposa, en un anexo de la casa de sus empleadores, ellos le dieron uno de esos enormes trajes a cada uno de sus trabajadores, con el tiempo él pudo conseguir trajes usados que sus empleadores cambiaban por modelos más recientes, ligeros y flexibles. Los trajes, aunque incomodos y pesados, fueron suficiente para pasar los peores años, justo después de la colisión, cuando en la mayoría de las familias empezaron a haber mutaciones. Gracias a los trajes que le dieron a ese tátara tátara abuelo casi toda mi familia cuenta con piel normal, y casi todos los hijos varones se llaman Ricardo, como él.

Con todos los cambios que se suscitaron en el mundo, empresas como DermoSinc vieron una brecha de oportunidad. En concreto DermoSinc redujo al mínimo la fabricación de cosméticos y cremas para el acné, cicatrices o arrugas, para centrarse en las cremas de re estructuración celular para la piel, que la fortalecían, engrosaban o hacían que retuviera mejor el calor.

Me he desviado un poco, estaba hablando de Steff, ella es un humano para experimentos, útil para tratar su piel, para advertir el efecto de cremas para la piel antes de sacarlas de los laboratorios y venderlas a las masas. Tuvo que hacerlo, pues era la única manera de vivir ya que no podía costear por si misma los ungüentos necesarios para su supervivencia, a cambio de vender su cuerpo en vida para experimentar, recibe las medicinas.

Es algo triste, degradante e insultante que se realicen experimentos de esta clase aprovechándose de personas desesperadas. Podrán pensar que soy una hipócrita, pues la empresa en la que hago mis practicas se dedica a esto, en mi defensa, lo ignoraba al entrar ahí, es cierto, había escuchado rumores que decidí ignorar, no parecían tener sustento alguno, ya saben, hasta no ver no creer. La conocí a ella y el mundo se puso de cabeza, era la confirmación a todas las críticas contra DermoSinc, la prueba absoluta del cinismo humano, vivir confinada en los laboratorios para poder sobrevivir, no es vida, pero es todo lo que ella alguna vez ha conocido.

No soy tan mala persona, en verdad esperó no serlo a pesar de haber pecado de ignorante. Al conocerla y escuchar su historia decidí que me resultaba absolutamente intolerable, tenía que hacer algo al respecto, con todo lo impotente que me sentía, tendría que encontrar la manera de hacer algo por ella. Dan estaba de acuerdo en que debíamos hacer algo para ayudarla, a pesar de ser más escéptico respecto a nuestras posibilidades al respecto.

Parte 3.