Paginas cubiertas de nieve. Parte 2.

libro

Parte 1.

Steff es una paciente de la clínica DermoSinc, una mal adaptada, producto del cambio climático tan drástico de los últimos siglos. Mucho tiempo se habló del calentamiento global, de los agujeros en la capa de ozono, nunca imaginaron que un meteroide, hermano menor de los asteroides, fuera a llegar a cambiar el clima de la Tierra, como hace tanto tiempo.

La colisión dejó una capa negra rica en carbono y nanodiamantes, lo que impedía el paso de la luz solar, gran parte de la Tierra se congelo, la piel de los humanos que vivían en esas zonas tuvo que transformarse para dejar pasar el máximo de calor que pudiera, se hizo delgada, fina como una gasa y transparente. Claro eso paso a lo largo de varias generaciones, su piel llego a ser tan delgada que un roce demasiado fuerte la haría rasgarse, si no fuera por los bálsamos que han inventado los médicos de la actualidad por empresas como DermoSinc que fortalecen y engruesan la débil piel a lo que debería ser el grosor normal.

Sobra decir que muchos murieron en el impacto, y murieron aún más tras el cambio de temperatura, no pudieron adaptarse suficientemente rápido, no tenían provisiones, no estaban preparados. Otros tantos se las arreglaron a base de ingenio y como todo es dinero, comercializaron con todo aquello que podría mantenerlos con vida, trajes calentadores, que eran en su definición más básica enormes trajes al estilo de astronautas con calefacción incluida, estaban entre los artículos más codiciados.

Aquellos que no podían permitírselo mutaron su piel en un proceso evolutivo desesperado para vivir. ¿Yo? Gozo de una piel casi normal, delicada, de un color muy pálido, pero que no llega a ser transparente. No es que mi familia fuera rica, algún antecesor de mi familia hace varias generaciones era empleado domestico de una bien acomodada familia. Vivía, con su esposa, en un anexo de la casa de sus empleadores, ellos le dieron uno de esos enormes trajes a cada uno de sus trabajadores, con el tiempo él pudo conseguir trajes usados que sus empleadores cambiaban por modelos más recientes, ligeros y flexibles. Los trajes, aunque incomodos y pesados, fueron suficiente para pasar los peores años, justo después de la colisión, cuando en la mayoría de las familias empezaron a haber mutaciones. Gracias a los trajes que le dieron a ese tátara tátara abuelo casi toda mi familia cuenta con piel normal, y casi todos los hijos varones se llaman Ricardo, como él.

Con todos los cambios que se suscitaron en el mundo, empresas como DermoSinc vieron una brecha de oportunidad. En concreto DermoSinc redujo al mínimo la fabricación de cosméticos y cremas para el acné, cicatrices o arrugas, para centrarse en las cremas de re estructuración celular para la piel, que la fortalecían, engrosaban o hacían que retuviera mejor el calor.

Me he desviado un poco, estaba hablando de Steff, ella es un humano para experimentos, útil para tratar su piel, para advertir el efecto de cremas para la piel antes de sacarlas de los laboratorios y venderlas a las masas. Tuvo que hacerlo, pues era la única manera de vivir ya que no podía costear por si misma los ungüentos necesarios para su supervivencia, a cambio de vender su cuerpo en vida para experimentar, recibe las medicinas.

Es algo triste, degradante e insultante que se realicen experimentos de esta clase aprovechándose de personas desesperadas. Podrán pensar que soy una hipócrita, pues la empresa en la que hago mis practicas se dedica a esto, en mi defensa, lo ignoraba al entrar ahí, es cierto, había escuchado rumores que decidí ignorar, no parecían tener sustento alguno, ya saben, hasta no ver no creer. La conocí a ella y el mundo se puso de cabeza, era la confirmación a todas las críticas contra DermoSinc, la prueba absoluta del cinismo humano, vivir confinada en los laboratorios para poder sobrevivir, no es vida, pero es todo lo que ella alguna vez ha conocido.

No soy tan mala persona, en verdad esperó no serlo a pesar de haber pecado de ignorante. Al conocerla y escuchar su historia decidí que me resultaba absolutamente intolerable, tenía que hacer algo al respecto, con todo lo impotente que me sentía, tendría que encontrar la manera de hacer algo por ella. Dan estaba de acuerdo en que debíamos hacer algo para ayudarla, a pesar de ser más escéptico respecto a nuestras posibilidades al respecto.

Parte 3.

Anuncios

6 comentarios sobre “Paginas cubiertas de nieve. Parte 2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s