El smog.

El smog inunda la ciudad como un castigo a los excesos. Demasiados autos, demasiada gente yendo con demasiada prisa hacia edificios demasiado altos por avenidas con demasiados niveles. Es bien sabido que esta es una ciudad gris, con corazón de cemento, y huesos de hormigón, aún así hay días en que se supera a si misma.

El smog llego hace dos días, los noticieros anunciaban que desde hace catorce años no había tanta contaminación en el aire. Desde hace catorce años no estábamos tan mal. Prohibieron el transito de ciertos coches, ofrecieron transporte gratis, pero no había manera de impedir que el smog entrara en nosotros, y profanara nuestras almas.

Inhalo, smog, exhalo, vida.

El smog quizá se vaya mañana, o tarde en irse una semana, se irá, eso seguro, y cuando lo haga no pensaremos en él, actuaremos como siempre, nos llenaremos de vida, otra vez, nos llenaremos de demasía, de excesos, olvidaremos que estuvo aquí, sin que el olvido borre los daños, y cuando regrese traerá consigo la culpa.

XperiaZRec5Est-00-27

Anuncios

15 comentarios sobre “El smog.

  1. Hola Romi

    ¿A que ciudad te referís?

    Decime cual es, así no voy.

    Aquí en la Ciudad de la furia, hay algo, pero tenemos buenas brisas casi constantemente, no existen las fastidiosas montañas. Y del lado del Río de la Plata, viene aire más o menos limpio.

    Del otro lado del río, viven los simpáticos hermanos uruguayos, pero ellos no hacen nada, no se dedican a nada, ni contaminan.

    A veces ni me acuerdo que existen. Solo fastidian insistiendo que Gardel es uruguayo. Si los apretás un poco, aseguran que también Napoleón era uruguayo. Bueno, todos tenemos alguna manía.

    Rubén

    1. No tenía idea de que eras de Buenos Aires, estoy deseando que me manden ahí por trabajo, aunque ahora en vez de mandarnos nos hacen sufrir juntas de varias horas por skype con nuestros colaboradores argentinos. Estoy viviendo en el Distrito Federal, México, ahora estamos en contingencia ambiental por la contaminación en el aire.

      1. Visité la ciudad de Méjico DF un par de veces en la década de los 80, yo paraba en un hotel llamado Camino Real, cerca de un importante Shopping de ese momento, no se si seguirán existiendo.

        Ya había contaminación importante y serios problemas con el agua, me preguntaba porque la gente no se iba.

        Era una urbe gigantesca y con mala calidad de vida. Parece que uno termina acostumbrándose a todo.

        Supongo que ahora debe ser peor. Con más gente, más autos y el agua no se de donde la podrán sacar.

        Tu país tiene montones de lugares hermosos para vivir.

        En esa época, no se parecía absolutamente en nada a Bs. As. No se los cambios que haya tenido.

        Rubén

  2. Muy bienn dichoo. Yo vivo ennun lugar k es cero smog un puebloo bello lleno de arboles y cero fabricas. Autos pocoss saludoss

  3. Aquí en Madrid también tenemos cielos turbios muchas veces. Como muy bien dices, cuando llueve o sopla el viento se nos olvida. Nadie quiere renunciar a la ” comodidad” de ir en su propio coche. Lástima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s