Reto de frases: día 1.

Espero que vivas una vida de la que estés orgulloso. Y si no lo estas, espero que tengas suficiente coraje para empezar de nuevo.

– Eric Roth, El curioso caso de Benjamin Button.

Yo espero que todo en tu vida te haga sentir orgulloso.

Espero que tengas una carrera que te apasione, que uses la ropa que te gusta, que viajes a donde quieras, que ames a quien quieras, que comas lo que te de la gana.

Deseo que tengas valor para sobreponerte a las críticas que te hagan, porque estoy segura que si te guías siempre por lo que tu quieres, muchas personas no estarán de acuerdo.

Confío en que tengas coraje de cambiar lo que te hace infeliz, de perseguir tu felicidad como un loco a la luna, de dejar lo que no te hace bien, de seguir tus instintos, de escuchar a tu corazón, siempre.

Ojalá que algún día, cuando mires a la muerte a los ojos, puedas decir “no me arrepiento de nada”.

Anuncios

La cuestión sobre vivir lejos.

La cuestión sobre vivir lejos del lugar en el que te criaste es estar solo, caminando bajo la lluvia un viernes por la noche, con un paraguas recién comprado, pues la lluvia te agarro por sorpresa a medio camino hacía la tienda, y las cervezas por las que fuiste a la tienda en primer lugar, que solo sirven para matar un poco la soledad de un departamento vacío.

La cuestión es que las mudanzas te despojan de todo lo que sobra en tu vida, aquellas cosas que creías imprescindibles pero en realidad no lo eran, la ropa de más que ya nunca usas y decides no llevar en la maleta, aquellos amigos que tras una semana de tu partida ni se acuerdan de ti.

La cuestión es que a veces no entiendes, que a veces extrañas, que hasta a veces anhelas momentos pasados, que también, de vez en cuando, te invade ese sentimiento de reemplazo al ver a tus antiguos amigos salir con otras personas, es la tristeza al perderte algún evento familiar, la nostalgia de no estar ahí.

La cuestión es que la distancia te enseña que puedes desprenderte casi de todo, que los verdaderos amigos están contigo en una llamada, en los mensajes de diario, que las cosas materiales se reemplazan, que tu madre ha aprendido a usar skype para hablar contigo, que puedes meter la mitad de tu vida en una maleta.

Maleta vintage cafe

El positivismo y yo.

Estoy tratando de practicar el positivismo. Curioso, como al escribirlo uso la palabra “tratando”, la cual conlleva la incertidumbre de lograr el objetivo. Como cuando intente aprender francés con un curso en linea, lo intente por un mes, para después inventarme varias excusas para dejar de hacerlo.

El positivismo es difícil, resulta muy complicado encontrar algo positivo en todo, o al menos, no quejarse, yo que siempre he vivido quejándome de todo ¡imagínense el esfuerzo! soy una hater, desde pequeña mi madre siempre me decía que era muy negativa, desde los cinco años he estado perfeccionando mi resting bitch face, antes incluso de saber que era eso.

Vivian Leigh as Scarlett O´Hara

Vivian Leigh como Scarlett O´Hara en Lo que el viento se llevo (pionera de la resting bitch face)

Se necesita mucho esfuerzo para deshacerte de un hábito de toda la vida, especialmente cuando la vida no esta exactamente sonriéndote.

La razón por la que he decidido intentar esto del positivismo es que he leído que uno atrae aquello en lo que se centra, aunque no sea lo que uno dice que quiere ¿no suena lógico? pues puede que no, pero no se pierde nada con intentarlo.

Así que en vez de centrarte en lo mucho que odias algo te debes de centrar en lo mucho que te gusta algo, en vez de decir que envidias a todos los que tienen lo que tu deseas, ¡alégrate por ellos y felicitalos por sus logros!

Vivian Leigh as Scarlett O´Hara

Vivian Leigh como Scarlett O´Hara, sonriendo.

Tienen razón, suena un poco tonto así, la primera vez que lees de ello, si lo piensas más a fondo la verdad es que, aunque con centrarte en algo no vas a lograr tus objetivos, vas a acabar siendo menos hater y quizá, solo quizá, un poco más feliz.